La Costa Jurásica

Huellas de dinosaurio

La Costa Jurásica de Asturias se extiende entre Gijón y Ribadesella (a sólo unos metros del hotel), en más de 60 kilómetros donde abundan las huellas y restos óseos de dinosaurios y reptiles jurásicos.

Imagínate seguir el rastro de seres que vivieron hace más de doscientos millones de años a través de las huellas que estos fueron dejando sobre la costa. Esto es lo que permiten las diversas rutas que se realizan sobre la Costa Jurásica de Asturias. Siguiendo las inmensas huellas, llamadas ignitas, que los dinosaurios fueron dejando en la franja costera más oriental, vamos caminando por un recorrido repleto de acantilados bajos y rocas, buscando el rastro de los organismos que vivieron en una época en la que la costa asturiana era una enorme marisma cubierta de fango y musgo, producto de una inundación previa de gran parte del litoral cantábrico.

Son muchas las rutas que recorren estos privilegiados paisajes de la costa asturiana siguiendo un rastro común, como la de la playa de la Griega y los acantilados de Lastres, en Colunga, y numerosos puntos costeros distribuidos entre Villaviciosa y Ribadesella, lugares donde la acumulación de huellas es mayor y éstas proliferan por doquier. Muchos de estos yacimientos cuentan con paneles explicativos, aunque es recomendable hacer cualquiera de las rutas con guía para no perder detalle.

Pasear sobre los acantilados al borde del mar Cantábrico fijándonos en el suelo sobre nuestros pies, donde aflora el primitivo subsuelo jurásico en forma de grietas de desecación sobre las piedras, o buscando huellas sobre la arenisca del terreno puede ser una experiencia única, en la que uno se siente casi diminuto frente a la inmensidad de todo lo que observa. La Costa Jurásica de Asturias es una visita pendiente para adictos a un turismo rural que tiene mucho que contar.

En colunga podrás encontrar el Museo Jurásico donde conocer todos los detalles.